Historia documental del cine mexicano Tomo 13 (1966-1967)

25/07/2014



<p>Historia documental del cine mexicano Tomo 13 (1966-1967)</p> Imagen

Autor: Emilio García Riera

Editorial: CONACULTA/ IMCINE /UdG/ Secretaría de Cultura del Gobierno de Jalisco/

Ciudad y Año: 1994, México

Tanto en 1966 como en 1967 la producción de cine mexicano se mantuvo en los noventa y pico largometrajes anuales, cosa no insólita: lo nuevo fue que la mayor parte de lo filmado en 1966 y casi todo lo hecho en 1967 fuera en colores, y que el cine en blanco y negro pasara a ser esporádico y excepcional. Como eso resultó obligado por la amenaza ya inminente de la televisión en colores, la industria cinematográfica no sacó mayor ventaja económica en la novedad.

Tampoco dieron mayor éxito al cine mexicano sus torpes afanes cosmopolitas, o sea, la imitación sistemática y casi siempre pedestre de lo que se hacía en otros países: así, el cine ranchero fue minimizado en favor de los westerns, el a go go y los agentes secretos al estilo James Bond. El segundo concurso de cine experimental, celebrado en 1967, resultó mucho más deslucido que el primero y sólo reveló a un director interesante: Archibaldo Burns, que presentó en él Juego de mentiras.

Mientras Alberto Isaac pudo dar con fortuna el salto del cine amateur al profesional con Las visitaciones del diablo, también tuvieron interés los inicios como realizadores de José Bolaños con La soldadera, la cinta hecha con el STPC; de Alexandro Jodorowsky con Fando y Lis, película independiente, y de Juan Ibáñez con Los caifanes, supuesta serie realizada con el STIC.

Llamó mucho la atención la presencia en Los caifanes de nuevos y excelentes actores formados en el teatro universitario, pues el cine mexicano estaba tan necesitado de renovar sus realizadores como sus intérpretes.

Instituto Mexicano de Cinematografía
Avenida Insurgentes Sur # 674
Col. del Valle
México, D.F., 03100
5448 5300
Escríbenos