Un retrato de Diego. La revolución de la mirada

25/07/2014



<p>Un retrato de Diego. La revolución de la mirada</p> Imagen

Autor: Varios autores

Editorial: Conaculta/Imcine/Museo Nacional de Arte/Inba

¿Cuántos Diegos Rivera hubo? Borges decía que ""los espejos y la cópula son abominables, porque multiplican el número de los hombres"". Pero una personalidad tan compleja y vital como la de Rivera no podría entenderse sin abordar los diversos reflejos que él se encargó de proyectar sobre su arte y su persona. Éste es el objetivo de la exposición Diego Rivera gráfico hipergráfico, que el Instituto Nacional de Bellas Artes y el Museo Nacional de Arte han preparado como parte del homenaje nacional para conmemorar el quincuagésimo aniversario luctuoso de su muerte. Sus facetas como ilustrador y coleccionista arrojan luz sobre un Rivera poco explorado; lo mismo sucede con Un retrato de Diego. La revolución de la mirada, el documental que Diego López y Gabriel Figueroa Flores elaboraron a partir de un pietaje inédito, rescatado con fortuna del olvido.

El Rivera que aparece en esas imágenes sin sonido y de colores ambarinos es el que explica de manera más espontánea sus motivaciones artísticas. Lo vemos registrado con su mirada periférica todos los movimientos de los modelos de su interés: lo mismo una majestuosa Dolores del Río que un grupo de indígenas cargando macizos de alcatraces o bañándose desnudas en un río, tímidas y risueñas, ante el objetivo de la cámara de Manuel Álvarez Bravo y los encuadres de Gabriel Figueroa. Lo observamos dibujando incansablemente en sus pequeñas libretas, curioso y obsesivo, como si el mundo que lo rodea no pudiera ser interpretado sin la mediación del lápiz y el papel.

Lo que nos transmite este emotivo documental es que no importa cuántos Rivera hayan existido: a final de cuentas permanece su mirada única.

 

Instituto Mexicano de Cinematografía
Avenida Insurgentes Sur # 674
Col. del Valle
México, D.F., 03100
5448 5300
Escríbenos