28/04/2014

César Chávez, un filme sobre un hombre que motivó el cambio

*Diego Luna dirige esta cinta basada en la vida de César Chávez, un activista de origen mexicano que defendió los derechos de los campesinos en EU

Fuente: IMCINE


César Chávez, un filme sobre un hombre que motivó el... Imagen

César Chávez, un filme sobre un hombre que motivó el cambio

 

*Diego Luna dirige esta cinta basada en la vida de César Chávez, un activista de origen mexicano que defendió los derechos de los campesinos en EU

*Esta coproducción México-Estados Unidos se estrenará comercialmente el próximo 1 de mayo

Fueron muchas las motivaciones que encontró Diego Luna para concentrarse durante cuatro años en la realización de su tercer filme como director y recuperar la historia de César Chávez, un líder de origen mexicano que luchó por los derechos de los campesinos en los Estados Unidos.

La cinta protagonizada por Michael Peña, America Ferrera, Rosario Dawson y John Malkovich, se filmó durante 10 semanas en el estado de Sonora, donde se reconstruyeron los años 60 y 70 en California , y se estrena comercialmente el jueves 1 de mayo.

Para Diego Luna, la película habla sobre algo muy importante: la lucha pacífica que dio César Chávez en defensa de los campesinos y surge con la idea de contar historias personales e íntimas para enterarnos que no estamos solos. El movimiento de César Chávez salió a la calle y conectó con el consumidor, ya que 17 millones de estadounidenses dejaron de comprar uvas y se solidarizaron con la causa de los campesinos que muchos habían decidido ignorar.

“Es un mensaje hermoso, si salimos  y contamos nuestra historia allá afuera hay gente que quiere escucharla, que se conecta y se identifica, sobre todo cuando nos damos cuenta que somos parte de algo más grande y de que tenemos un poder y una libertad enorme”, precisa el director de las películas Abel y J.C Chávez.

Diego Luna espera que su más reciente película “nos ayude a acercar la historia a la gente joven, sobre todo porque es parte de nuestra historia, ya que cuando alguien cruza la frontera no deja de ser de donde viene. Tenemos que sentirnos orgullosos de la historia de César Chávez, porque es nuestra”.

Conseguir el financiamiento para esta película fue gran reto de Diego Luna y su productora Canana, gracias a muchos apoyos, entre ellos el de John Malcovich, se pudo lograr la coproducción con los Estados Unidos.

El actor asegura que “César Chávez nos recuerda la responsabilidad de ser ciudadanos, “creo que hicimos una película que retrata cómo un país entero reaccionó frente un movimiento. Hoy están pasando cosas en el mundo entero y no podemos dejar que la indiferencia  reine. Hay mucha gente que está luchando allá afuera y se trata de que no se sientan solos y eso habla de la pertinencia de abordar este tema en el cine, porque trata precisamente de la gente generando el cambio, la gente involucrándose y me parecía muy emocionante registrar este proceso de transformación”.

Esta película la hizo Diego Luna con gran convicción, “porque para mí, la maravilla de poder dirigir tiene que ver con quién eres, qué te preocupa, evidentemente tu discurso va cambiando conforme vas madurando”.

En lo que si hay una constante en relación a sus anteriores películas como director, es que “con la primera película intenté hacer un documental sobre un boxeador y su relación con el poder, y acabé haciendo la historia de un padre y un hijo; después vino Abel, en el periodo que nació mi primer hijo y terminé haciendo un filme sobre la relación de un hijo con la ausencia de su padre; y, con César Chávez también hablo sobre un padre y su hijo”.

“No sé si mi cine vaya a ser monotemático, lo rico de las películas que estoy haciendo es que tiene que ver con aquello que me preocupa, con temas que me interesan y hacer preguntas, el cine de eso trata, de hacerle preguntas al público y esperar que la gente logre encontrar las respuestas.”

Cuando filmó su tercer largometraje, Diego Luna reconoció la cantidad de prejuicios que él mismo tenía de la comunidad méxico-americana.

“Hemos dejado que la frontera nos fracture, hoy en México nadie sabe quién es César Chávez, por eso el mayor reto era trabajarla con la mayor veracidad”.