21/10/2017

Continúan las actividades de la Semana de Cine Mexicano en Colima

 

 

Continúan las actividades de la Semana de Cine Mexicano en... Imagen

Un taller de formación actoral dirigido por Karina Gidi así como una retrospectiva de la actriz tienen lugar en distintas sedes de la capital colimense.



En el segundo día de actividades de la Semana de cine mexicano en tu ciudad, se llevó a cabo  un encuentro con Rosana Curiel, hija de Federico Curiel, quien fuera prolífico creador de culto del llamado cine de serie B mexicano.

En el  auditorio de la Universidad Autónoma de Colima  se presentó el libro Curiel con la presencia de, en su mayoría, estudiantes que escucharon de voz de Rosana Curiel un anecdotario sobre la prolífica obra de su padre así como su inquietud por distintas disciplinas, como el dibujo, actuación, escritura y composición musical y locución; a Federico se le atribuyen canciones populares como La nana Pancha, por mencionar un ejemplo.

Toda su pericia y habilidad la pudo conjuntar desde un inicio en el cine, en donde exploró muchos géneros; compuso música para películas rancheras, escribió guiones de melodramas, aparecía a cuadro en trabajos de otros directores e incluso diseñaba sus propios carteles cuando se lo permitía. Dio vida en el cine de lucha libre al héroe Neutrón además de dirigirlo en la pantalla grande.

El libro Curiel es una suma de 11 ensayos de distintos expertos que dan testimonio e impresiones del tam bién conocido como 'Pichirilo'.

"Mi padre siempre estuvo consciente de que su gran humor estaba impreso en sus creaciones, nunca quiso hacer un cine pretensioso" - Rosana Curiel

La obra cinematográfica de Curiel, en su mayoría, asciende a más de 300 guiones y  cerca de 200 filmaciones entre los años de 1940 a 1980. Su primer filme fue La maldición de Nostradamus, con Germán Robles, haciendo que el género fantástico mexicano tuviera una gran característica de manufactura con la cual varias generaciones se identifican y han hecho suya esa estética.En otro punto de la ciudad, la galería del teatro Hidalgo en Colima, donde algunos carteles de 'Pichirilo' se muestran con la exposición itinerante "Luchadores leyendas enmascaradas", se lleva a cabo desde el día miércoles un taller a puerta cerrada de actuación que dirige la Karina Gidi. Un curso intensivo que recibió a personas con formación actoral que deseaban aprender más y mejores herramientas de la mano de la experimentada actriz. Este curso se estará llevando a cabo hasta el día viernes 21 de octubre y requería previa inscripción.

Gidi quien se mostró muy disciplinada en el histrionismo estuvo concentrada con sus alumnos en sesiones de 4 horas diarias. Además la actriz tuvo una retrospectiva que comprende tres películas básicas de su filmografía, La guerra de Manuela Jankovic (Diana Cardozo, 2014), Abel (Diego Luna, 2010) y Tercera llamada (Francisco Franco, 2013). Cada una con temáticas disímiles que pusieron a prueba su capacidad y su disciplina.

Sobre la primera proyección de La guerra de Manuela Jankovic el público colimense tuvo la oportunidad de platicar con Karina como protagonista y con la directora Diana Cardozo quien también asistió a la proyección. La historia corre en el año de 1991 cuando comienza la denominada guerra de los Balcanes, un conflicto étnico, político y religioso en la antigua Yugoslavia, provocando que está desapareciera y acentuando un problema, principlamente, entre croatas y serbios. Una inmigrante Serbia que vive en México desde la Segunda Guerra Mundial al enterarse de la noticia del conflicto balcánico toma previsiones sobre lo que ella cree que se avecina arrastrando a su nieta Manuela (Karina Gidi) a un estado de alerta y de defensa, mismo estado que lleva a Manuela a enfrentar la propia guerra que significa ser mujer en una sociedad machista.

Actriz y directora hablaron de la experiencia que fue realizar esta historia llena de símbolos y alegorías

Para Gidi la exigencia del personaje le llamó la atención desde el principio. Me interesó mucho la simbiosis del personaje, ya que Manuela era sobreprotegida por su abuela en los espacios que compartían en contraste con la cocina donde ella trabajaba, lugar en el que se va mostrando cada vez más hábil y dominante, mencionó Karina.

El interés por saber cómo había surgido la idea para esta historia y las inquietudes de la directora también fueron motivos de la charla que el público sostuvo con ambas mujeres.

"Todos somos un poco responsables de las situaciones de violencia, las guerras se heredan se encaran y se proyectan", puntualizó Diana Cardozo.

Aún está por proyectarse parte de la retrospectiva a Karina Gidi en distintas sedes y el programa completo lo pueden encontrar en el siguiente enlace