22/10/2017

Crónica | El cine mexicano inicia su participación en el FICM

Crónica | El cine mexicano inicia su participación en el... Imagen

Casa caracolLa compañía que guardas y El vendedor de orquídeas fueron algunas de las películas nacionales que se vieron durante el primer día competitivo del festival 

 

Morelia, Mich.- Desde muy temprano, la prensa que cubre la décimo quinta edición del Festival Internacional de Cine de Morelia debíamos estar en Cinépolis Centro para la proyección de Casa caracol, película con la que oficialmente inició la participación  y competencia del cine mexicano dentro del festival.

Luego de la función de esta cinta que expone una visión personal sobre la violencia que afecta México, el director Jean Marc Rousseau Ruiz respondió junto a los actores Rosalba García y Alejandro Luna, así como la productora Stephanie Geslin y el fotógrafo Carlos Correa Reynoso, a las preguntas de los medios.

“Hablamos de un microcosmos en el que un hecho violento puede suceder en cualquier momento, sin preverlo”, comentó el también director de Beyond the Mexique Bay (2008). 

A la presentación abierta al público, acontecida por la tarde, sí estuvo presente el actor Ianis Guerrero, otro de los protagonistas de este filme que compite en la sección Largometraje Mexicano del FICM.

Después asistimos a una de las principales actividades en las que participa el Instituto Mexicano de Cinematografía (Imcine): el taller Locarno Industry Academy International – Morelia – IMCINE.

Minutos previos al inicio de este encuentro, enfocado a la profesionalización de jóvenes dedicados a diversos campos de la industria fílmica como las ventas y la distribución, nos cruzamos en el camino con Diego Torres, uno de los participantes de este año. 

Torres está presente en representación de Cine Móvil ToTo, un proyecto que fundó con la idea de promover el cine mexicano de una forma muy particular. Con ayuda de celdas solares y pedales de bicicletas, este joven lleva películas nacionales a las comunidades donde la actividades cinematográficas tiene un difícil o nulo acceso.

Durante nuestra breve charla, Diego nos compartió además la emoción de estar asistiendo por primera vez al FICM.

Ya en la presentación del taller escuchamos las palabras de Daniela Michel, directora del FICM, y de Jorge Sánchez Sosa, titular del Imcine. Ambos recalcaron la importancia de esta plataforma realizada en colaboración con el Festival de Cine de Locarno y desearon lo mejor a los ocho participantes seleccionados.

“Este espacio ayudará a evitar errores en el camino y tomar decisiones de riesgo que suceden en nuestra necedad y pasión por el cine”, dijo el director general del Imcine.

Este curso se desarrollará hasta el 25 de octubre. ¡El mejor de los éxitos a los participantes!

Tras un breve descanso, nos encaminamos nuevamente a Cinépolis Centro, donde estaba por iniciar la función de La compañía que guardas, primer documental mexicano que tuvimos oportunidad de ver en esta edición del festival.

Dirigido por Diego Gutiérrez, esta pieza expone un retrato íntimo sobre la muerte y la soledad, sentimientos que el cineasta experimentó ante la pérdida de su padre. En sus amigos encontró la solución para lidiar con el duelo y las conversaciones que mantuvo con ellos son las que presenciamos como espectadores.

Durante la sesión de preguntas y respuestas el documentalista recibió comentarios positivos y agradecimientos por compartir una experiencia tan personal, algo que Gutiérrez y sus protagonistas valoraron.

Para cerrar el día, acompañamos al cineasta venezolano Lorenzo Vigas, quien en la Sala 1 del cine presentó su documental El vendedor de orquídeas, una coproducción entre Venezuela y México en la que retrata el talento creativo de su padre, el artista latinoamericano Oswaldo Vigas.

Como ya habíamos tenido oportunidad de ver dicha película, buscamos al ganador del León de Oro con Desde allá (2015) para que nos hablara un poco más sobre este trabajo documental que, en sus palabras, habla sobre la memoria y la necesidad de hacer vida a partir de los recuerdos no gratos.  

Sin duda, la cinematografía mexicana inició con el pie derecho en el 15º FICM. Seguiremos compartiendo todo lo que acontezca con nuestro cine en los próximos días. ¡Esto apenas empieza!