Crónica | Tercer día de presencia del cine mexicano en el FICM

 

"> Crónica | Tercer día de presencia del cine mexicano en el FICM

 

"> Crónica | Tercer día de presencia del cine mexicano en el FICM

 

"> Crónica | Tercer día de presencia del cine mexicano en el FICM

 

">

24/10/2017

Crónica | Tercer día de presencia del cine mexicano en el FICM

 

Crónica | Tercer día de presencia del cine mexicano en... Imagen

<< Además de las películas en competencia, se hizo la presentación de un libro sobre los públicos del cine nacional y se rindió tributo al cineasta húngaro Béla Tarr >>

 

Comenzamos la semana en lo que representó la tercera jornada de participación del cine mexicano en el décimo quinto aniversario del Festival Internacional de Cine de Morelia (FICM).

Iniciamos con la proyección de la película en competencia Oso polar, de Marcelo Tobar, que llamó la atención de la prensa en general por considerarse la primera producción mexicana grabada con teléfonos inteligentes.

Sin embargo, al final lo que tuvo más valor fue la historia que descubrimos y sobre todo la idea de cómo la violencia infantil puede lastimar la vida adulta si es que estos actos de burla y rechazo se mantienen.

El actor Humberto Busto, protagonista del filme, consideró ridículo que la discusión sean los formatos y no los contenidos, un fenómeno similar a lo que sucedió durante la transición del cine análogo al digital. 

Más tarde, se llevó a cabo en el Teatro Rubén Romero, con apoyo del Instituto Mexicano de Cinematografía (Imcine), la presentación del libro Ir al cine. Antropología de los públicos, la ciudad y las pantallas, de Ana Rosas Mantecón.

Ahí, la autora destacó que para hacer una historia de cine debe pensarse en el público ya que representa una memoria y testimonio.

Como ya es tradición, la Filmoteca de la UNAM entregó su Medalla en reconocimiento a la trayectoria de un cineasta. En esta ocasión la recibió el húngaro Béla Tarr, que este año es el presidente del jurado del FICM.

Junto con Guadalupe Ferrer, titular de la Filmoteca, y Daniela Michel, directora del FICM, el director develó en la Sala 3 de Cinépolis Centro una butaca grabada con su nombre.

“Estoy muy conmovido y emocionado”, fueron las palabras del director de El caballo de Turín (2010), película proyectada tras este merecido homenaje.  

Finalmente, se llevó a cabo el estreno de la cinta Helena, una comedia de amor dirigida por Alejandro Sugich, quien explora este tema a través de dos personajes que aman la música, interpretados por Natalia Varela y Alfonso Dosal.

La conversación que se dio entre el director y los actores con el público después de la proyección fue muy divertida e incluso de cierta manera representó una terapia  colectiva para todos aquellos a los que nos han roto alguna vez el corazón.

Otras películas mexicanas que se presentaron este día fueron los documentales Guerrero, de Ludovic Bonleux, Potentiae, de Javier Toscano, y Rush Hour, lo nuevo de Luciana Kaplan.