Cuadros en la oscuridad, filme sobre la clandestinidad del arte en regímenes autoritarios

"> Cuadros en la oscuridad, filme sobre la clandestinidad del arte en regímenes autoritarios

"> Cuadros en la oscuridad, filme sobre la clandestinidad del arte en regímenes autoritarios

"> Cuadros en la oscuridad, filme sobre la clandestinidad del arte en regímenes autoritarios

">

23/10/2017

Cuadros en la oscuridad, filme sobre la clandestinidad del arte en regímenes autoritarios

Cuadros en la oscuridad, filme sobre la clandestinidad del arte... Imagen

  << Paula Markovitch regresa a la escena cinematográfica con un filme que representa un homenaje a la obra de su padre >>

 

Morelia, Mich.- La cineasta Paula Markovitch (El premio, 2011), presenta su nuevo trabajo cinematográfico Cuadros en la oscuridad, que además de representar un homenaje a la obra de su padre, el pintor Armando Markovitch, ofrece una reflexión sobre la clandestinidad del arte en medio de regímenes autoritarios.  

“En la dictadura argentina hubo otro tipo de exilio: gente que se escondió en pequeños pueblos del territorio nacional. La historia está inspirada en la vida de mi padre, un pintor que no expuso su obra en vida y se ocultó en el anonimato”, comparte la realizadora. 

Este fenómeno del insilio, asegura Markovitch, fue provocado por sistemas crueles y opresivos que además de matar personas, mata la cultura y las obras que permanecen en el ocultamiento, lo que conlleva la desaparición y omisión del arte. 

“Tener que ocultarse genera una contradicción, porque el arte es hacia afuera. Como humanidad destruimos nuestros tesoros, lo que construimos, y eso me parece preocupante”, agrega.

Cuadros en la oscuridad muestra la vida de Marcos (Alvin Astorga), un artista que nunca ha podido exhibir sus pinturas. Un día, Luis un pequeño ladrón de 13 años, entra a robar a su casa. El arte comienza a unirlos a ambos a raíz de que su amistad crece.

“Tanto en el color como en la manera de narrar mi propuesta narrativa fue hacer un collage de momentos e instantes, no tanto una secuencia de causa y efecto. Trabajamos con texturas, atmósferas y sonidos, esa fue mi propuesta narrativa.”

La también escritora explica que esta producción de la Universidad de la Comunicación es resultado de un trabajo en conjunto entre un equipo mexicano y otro de Córdoba, en Argentina, ciudad natal de la cineasta en la que ubica esta historia de ficción.

La película tuvo su estreno en el Festival Internacional de Cine de Morelia (FICM), donde compitió en la sección de Largometraje Mexicano. En 2011, Paula Markovitch ganó esa misma competencia del festival con El premio, cinta que le daría más adelante la oportunidad de ganar el Ariel a la mejor película mexicana de ese año.