29/11/2017

Entrevista. Red Nacional de Polos Audiovisuales en Baja California Sur

Entrevista. Red Nacional de Polos Audiovisuales en Baja California Sur... Imagen

Entrevista realizada por el Instituto Mexicano de Cinematografía (Imcine) a Rogelio Muñoz Camacho, participante de La Paz, Baja California Sur, en La Red Nacional de Polos Audiovisuales, programa que el Imcine realiza en todos los estados de la república y que busca a través de talleres prácticos la enseñanza y realización de producciones audiovisuales de cada rincón del país.

 

- ¿Nos puedes compartir tu nombre y como empezó tu participación en los Polos Audiovisuales?

- El taller fue en 2016 y todo eso se trianguló desde 2015. Mi nombre es Jesús Rogelio Muñoz Camacho, mi participación en Polos Audiovisuales fue más que nada en la parte el sonido. Yo soy ingeniero del sonido, me dedico a hacer el sonido directo para películas, cortometrajes, etc.

 

- ¿Como te enteraste del programa de Polos?, ¿hubo alguna convocatoria? Y ¿cómo respondieron ustedes a esta convocatoria?

- Generalmente aquí en La Paz somos pocos, todos nos conocemos y realmente somos pocas personas las que nos dedicamos a hacer cuestiones audiovisuales y más allá de lo audiovisual tratar de hacer cine. Yo me enteré por parte de Gabriel Rodríguez, un artista plástico con mucha trayectoria en La Paz, quien fue el contacto de Polos Audiovisuales aquí en el estado, y él como sabe de nosotros y nuestras inquietudes, pues nos extendió la invitación.

 

- ¿La extensión de la invitación les llegó por medio de alguna institución?

- Si por parte del Instituto de Cultura estatal, ellos contactaron con Gabriel y él fue quien prestó el espacio para que se dieran los talleres de formación.

 

- ¿Hubo algún proceso de selección?

- Si y no, si se hizo una convocatoria en que fueron convocados estudiantes de comunicación de aquí de la UABCS e inclusive se les convocó a municipios como Los Cabos, de hecho vino una chava que le llegó hasta allá la información y venía todos los días a los talleres, fue un esfuerzo muy grande de ella y estuvo muy padre.

 

- ¿Cuanta gente estuvo activa en el proyecto de Polos?

- Se registraron alrededor de 25 personas de las cuales fueron constantes nada más 16 o 18; ellos fueron quienes en realidad mostraron su interés al final trabajando con los talleristas.

 

- ¿Qué perfiles eran los que se seleccionaban? por ejemplo, tu eres ingeniero en sonido pero ¿qué otros perfiles había?

- Si claro, había fotógrafos, comunicólogos y entusiastas, personas que están haciendo o tratando de hacer ( jóvenes muy jóvenes) tratando de hacer cosas en Youtube, haciendo videítos y lo que les llamaba la atención más acerca del tema y más acerca del lenguaje audiovisual.

 

- Entonces Grabriel fue el coordinador, el enlace directo. Pero ¿cómo empieza el  proyecto, como surge y se desarrolla aquí, en La Paz, Polos Audiovisuales? Seguramente cada estado sigue una ruta distinta que ha de  enriquecerse ¿qué comprendía el programa de Polos aquí en La Paz concretamente?

- Pues acá nos dieron 3 talleres, vinieron 3 talleristas que el primero fue acerca de teoría  del lenguaje cinematográfico, el segundo  fue de producción y el tercero fue de montaje, entonces todo esto fue para darle una visión completa a los chicos de que va todo esto de hacer cine.

 

- ¿Y cual era la meta y cuánto tiempo iba a durar todo el proyecto?

- La meta era lograr 5 cortometrajes al menos entre todos. Al final hicimos como 3 o 4 equipos de los cuales surgieron los cortometrajes. Teníamos 2 o 3 días de producción y eso ya significaba que nosotros éramos libres, me refiero libre a que si nosotros queríamos extendernos con días de producción no había problema, pero tratando de no excedernos porque teníamos que entregar el material a los talleristas y más que nada a la institución.

 

- ¿Y se les pidió un tiempo límite?

- Si había un tiempo límite, el taller si mal no recuerdo fue a mediados de octubre de 2016 y nuestro deadline era aproximadamente en febrero de 2017

 

- ¿Había un límite de tiempo en la duración de los cortos?

- No había un límite, sin embargo nosotros ya habíamos trabajo en producciones y sabíamos que hacer de 3 a 5 minutos eran 2 o 3 días de producción y ya más de eso involucraba más días y como son varios compañeros los que estuvimos, para no estarnos peleando con el poco equipo que contábamos; entonces la mecánica fue establecer todo un plan de trabajo para que todo marchara bien y que todos alcanzaran a hacer su producción con tiempo y pudieran hace la post-producción sin ningún problema.

 

- ¿Cómo fueron esas etapas en los proyectos?

-De la pre producción nosotros hicimos alrededor de dos días, por que yo ya tenía una historia trabajada en mi cabeza, algo que quería contar, yo como sonidista, no es muy común ver trabajos que estén llevados hacia el sonido y de alguna manera menos en documental, es una suerte, al final yo me inspiré mucho en la cuestión contemplativa de la película Baraka (Ron Fricke, 1992); cuando yo vi este documental quise hacer algo así en una cuestión sonora, inclusive todo eso surgió a la hora del taller de montaje con Ángel Hernández, se hizo una lluvia de ideas y las mejores ideas son las que se lograron producir.

 

- Entonces la pre producción la hicieron en acuerdo con los 3 talleristas siguiendo un plan

- No, no realmente. Si venían con una temática, sin embargo al ver que éramos pocos y no muchos tenían el acercamiento real de estar en producciones, entonces fue más relajado y fueron más unas pláticas pero muy enriquecedoras, al final se buscó mucho el diálogo y hacernos pensar mucho en todas las cuestiones, tanto a ser críticos en el lenguaje audiovisual, en el lenguaje cinematográfico, como a ponernos a pensar bien en que íbamos a producir, donde íbamos a ir a grabar, porqué íbamos a grabar a tal hora, toda esta cuestión, la planeación si fue muy práctica en sí.

 

- ¿Y Gabriel en todo esto estuvo con ustedes apoyándolos como una especie de mentor, asesorándolos?

- Si, él inclusive participó de cierta manera, no directa pero siempre guiándonos diciéndonos: “Eso no va por ahí” etc. mediando más que nada toda la mecánica del taller

 

- Háblame un poco más de tu proyecto, ahorita me estabas contando que querías hacer un viaje mas sonoro, pero ¿a partir de qué, algún pensamiento universal o más bien local?

- Si y no. Si es una cuestión que yo veo mucho que viene siendo local, por que  aquí en La Paz todavía somos muy poca población en comparación en otras ciudades, es una ciudad pequeña. Este corto iba pensado en la cuestión de cómo el humano va desplazando e invadiendo de manera sonora a la naturaleza.

Esto viene por que aquí la mayor parte del territorio es natural hay mucha playa y mucho monte, entonces si tú vas y entras al monte escuchas todo, desde los grillos hasta las ardillitas que andan ahí, hay muchos sonidos que estando en la ciudad se pierden totalmente por los ruidos de los carros, los bares, la gente en sí, entonces yo pensé: “¿Cómo podemos acercar a las personas a invitarlos a que vuelvan a escuchar esto”? y demostrarles que estamos haciendo una contaminación sonora estratosférica; es algo que en todas las ciudades pasa. Todas las ciudades van creciendo y van desplazando a la naturaleza y al mismo tiempo se pierde esta cuestión de escuchar.

 

- Si, eso es una gran tesis el hecho de voltear a la naturaleza de alguna forma, sobre todo por que La Paz es una ciudad en crecimiento como muchas pequeñas ciudades en otras partes, que de alguna manera van comiendo terreno.

- Exacto, ese avance ya está en todas partes. Entonces este cortito es una cuestión de disociación de imagen y sonido que cuando vemos ciudad escuchamos naturaleza y cuando vemos naturaleza escuchamos ciudad.

 

- ¿Entonces filmaste en los lugares naturales cercanos?

- Algunos si, otros no tanto

 

- ¿Y como fueron las dificultades en ese tipo de filmación? qué es ir a hacer una filmación todo terreno.

- Más que nada las levantadas y más que nada por el crew. Yo, por ejemplo, ya tengo tiempo trabajando en esto,  entonces no soy ajeno a las producciones y sé que me tengo que levantar temprano, pero otros compañeros si son ajenos y les costó un poco más de trabajo.

En cuanto a cuestiones técnicas, más que nada el acercamiento con la fotografía, yo por ejemplo en este proyecto, me apoyé con un camarada que es fotógrafo y él de cierta manera co-dirigió conmigo. Él se empeño más en la cuestión visual y yo nada más le platicaba lo que yo quería ver, “quiero ver este sonido” o “vamos a representar esto” y si veíamos personas comiendo ¿que íbamos a mostrar?, mostrábamos una abeja comiendo en una flor, son cosas así las que buscamos; y realmente en la cuestión técnica, la transportación de todas las personas.

También nos facilitaron una computadora para la post-producción, una cámara y una grabadora de reportero. Yo tengo equipo, entonces fue una decisión muy acertada de parte de Gabo de invitarnos a nosotros para también facilitarle el equipo a las demás personas y se acercaran todavía más a  una cuestión profesional.

 

- ¿Cuánto tardaron en el montaje y quienes participaron?

- Al principio si teníamos a una de nuestras compañeras que  estaba en la asistencia de la dirección de fotografía y  la habíamos contemplado para que nos hiciera el montaje- y estaba haciendo un montaje muy padre- pero lastimosamente se le descompuso su computadora y desapareció todo lo que llevaba; al final el montaje se logró por parte de Salvador Galicia, quien es el co-director de este trabajo, Gabo y yo. Más que nada Gabriel nos apoyó en cuestión de ritmos y de dar el mensaje que realmente queríamos dar.

Si nos aventamos bastante tiempo por que yo también quería que estuviera pulcro y que se diera a entender esta cuestión de la disociación y pues también por escoger el material, porque levantamos bastante material aunque no parezca  y era como una cuestión más de tardarnos en elegir, hacer la escaleta bien de que  íbamos a ver y al final yo creo que si nos tomó alrededor de 2 meses para hacer un cortito, o hasta más.

 

- Al final le pusieron dedicación y está bien contemplado el tiempo en un corto de 5 minutos para poner cuidado. Van a exhibirlo en la semana de cine mexicano

- Vamos a proyectarlo por parte de la misma institución que es lo que se va hacer el próximo martes, como todo el protocolo habrá que hacer una proyección oficial y ya después de eso se intentará mover y liberarlo. Y mas allá de eso yo también pensaba que me gustaría extenderle el tiempo después, me parece muy poco 5 o 6 minutos para lo que quiero contar, luego creo que podemos extender esto en toda la península y lograr algo muy padre.

 

- Si, claro. Hay una ruta que se sigue de exhibición por parte de Imcine

- Si y bueno no es por que sea mi trabajo pero si me gustaría que se moviera un poco por que hay mucho paisaje de esta ciudad que es muy bonito y hacer la conciencia de que estamos dañándonos sonoramente.

 

- Entonces, llegando un poco al final ¿te gustó la experiencia?

- A mí me gustó mucho, me parece que sí es algo que motiva, al menos a mí si me motivó mucho, yo al final estudié ingeniería en sonorización en vivo, estudié para conciertos y por “x” o “y” llegué al cine, entonces estas cuestiones de talleres que están enfocadas al cine en algo de lo que ya estoy tratando de vivir, pues si genera un mayor bagaje de conocimiento; uno aprende mucho a generar discursos y cómo se puede uno a aventurar a tratar de enviar mensajes que al final, creo que es el meollo del arte del cine en cierto punto.

Me pareció muy padre todo lo que nos enseñaron los talleristas, sí creo que incentiva mucho, aquí hay muchos chavos que quieren hacer cine, pero por lo mismo de la lejanía, por que estamos en una casi isla, no hay ni escuelas no hay contenido acerca de… Incluso vinieron chicos de comunicación y nosotros les dijimos que no era como hacer comerciales sino distinto.

Pero aún así ellos estaban muy motivados a querer hacerlo. Como te decía esta chica de los Cabos, se hacía dos horas y media de camino y se las aventaba nada más por venir a hacer el taller y eso demuestra una curiosidad y unas ganas de practicarlo y de querer aprender todo este universo del cine.

 

- Así es, la lejanía, la gente que en realidad quiere hacerlo tiene que recorrer grandes distancias para llegar a un punto en una ciudad.

- Si, y contestando también a eso yo creo que si funcionó bastante bien por que después de eso, no todos pero si unos 5 o 6 si se han mantenido haciendo producciones, quizá no cinematográficas pero si comerciales pequeños, siguen haciendo cosas ya con un mejor lenguaje. Ya llevan más herramientas. Creo que  está muy interesante y creo que debería seguir por que el meollo del programa es descentralizar la cuestión de la cinematografía en México, que ya todos sabemos que el cine se hace en Guadalajara o en México. Entonces, si está padre que haya más fomento al cine en otros estados para que existan también personas que sean contratadas en producciones que vienen de fuera y no solo estemos contemplando.