13/06/2014

La danza de la realidad, un acto de psicomagia y de sanación 

*La película devuelve al cine a Alejandro Jodorowsky 23 años después

Fuente: IMCINE


La danza de la realidad, un acto de psicomagia y... Imagen

La danza de la realidad, un acto de psicomagia y de sanación

 

*La película devuelve al cine a Alejandro Jodorowsky 23 años después

*Se estrena en México y es protagonizado por Brontis Jodorowsky

Tras la mala experiencia que vivió al filmar El ladrón del arcoíris, al principio de los años noventa, Alejandro Jodorowsky decidió que nunca más volvería hacer una película si no era completamente libre, y 24 años después estrena en México La danza de la realidad, una coproducción Francia-México, que se traduce en una especie de biografía poética y mágica sobre su propia vida y su llegada al arte.

Brontis Jodorowsky personifica en La danza de la realidad al padre del cineasta,  quien explica que la cinta está basada en el primer capítulo de la novela de Alejandro Jodorowsky del mismo nombre, así como en el libro El niño del jueves negro, dos textos autobiográficos que escribió el realizador de origen chileno.

La película es una suerte de ópera o sinfonía, con una gran coreografía plástica, poblada de singulares personajes, a veces grotescos y otras veces temerarios, que se suman para recrear la vida de Alejandro Jodorowsky cuando era niño en el pueblo de Tocopilla en Chile y la relación violenta y contradictoria con su padre, pero también cómo se dan sus primeros acercamientos al arte.

En el filme participan, además del propio Jodorowsky, tres de sus hijos Brontis, Axel, Adán, además de Pamela Flores y Jeremías Herskovits, entre muchos otros que conforman un corifeo para narrar una historia basada en la realidad, pero matizada por la fantasía.

La danza de la realidad es un proceso de sanación familiar, un acto de piscomagia, considera Brontis, con el cual su padre quería cerrar esa parte de su infancia y deshacerse de rencores, tras considerar que su papá le ofreció este papel en la película porque requería de un tipo al cual no pudiera odiar y en su caso como actor fue un regalo interpretar a un personaje lleno de emociones.

Brontis Jodorowsky recuerda que siempre ha tenido una relación artística con su padre, desde los seis años que trabajó con él en la cinta El topo, y ahora al encanar a su abuelo en La danza de la realidad fue redescubrir una  parte de su ser, porque todo lo que presenta en la película ocurrió, pero de una forma metaforizada y poética, por medio del mundo creativo del realizador.

A través de La danza de la realidad, Alejandro Jodorowsky abre su corazón y crea un remake emocional de su propia historia familiar, comenta Brontis.

Ahora, el actor se prepara para trabajar de nueva cuenta con el director Daniel Castro Zimbrón, con quien filmará en el último semestre del año Las tinieblas, película que trata sobre un padre protector, a niveles de locura, que mantiene a sus hijos cautivos para protegerlos.

El filme tendrá elementos de un thriller psicológico, con un ambiente fantástico, comenta Brontis Jodorowsky, quien ya había trabajado con Castro Zimbrón en la cinta Táu, la cual tuvo su estreno en la edición 10 del Festival Internacional de Cine de Morelia.