09/12/2017

MICA 2017 | Eugenio Caballero imparte una master class de Diseño de Producción

MICA 2017 | Eugenio Caballero imparte una master class de... Imagen

Con trabajos de diseño de arte en películas como Romeo y Julieta; The Limits of controlRudo y CursiEl Laberinto del Fauno –que le valió un premio Oscar en 2007– ; y Un monstruo viene a verme, filme con el cual se hizo acreedor de un premio Goya en este año, Eugenio Caballero demuestra su importancia y relevancia dentro de la industria cinematográfica a nivel mundial.

Por lo anterior, el Mercado e Industria del Cine y el Audiovisual (MICA), lo invitó para sumarse como invitado de su segunda edición. El director de arte ofreció una Master  Class dónde aportó sus conocimientos sobre diseño de producción, además de responder algunas preguntas de las personas que se dieron cita en la sala de 3 de la Cineteca Nacional.

Esta clase magistral contó con la participación de la investigadora Elisa Lozano como moderadora, quien fue la encargada de proponer los temas a hablar con Eugenio. Cabe mencionar que Lozano ha realizado amplias investigaciones acerca de los directores de arte en el cine mexicano. 

 

La labor de un diseñador de arte

Para comenzar Elisa Lozano le pidió al director que definiera la dirección de arte y cuál es la labor: “Es la disciplina en el cine que se encarga del concepto visual de una película”, mencionó Caballero, quien también profundizó acerca del concepto visual, que para él se compone de dos cosas: lo tangible, como los muebles o una pared y, por otra parte, lo intangible, como la luz y el cuadre, elementos de los que se encarga el director de fotografía. 

“Como director de arte yo me encargo de la escenografía, los sets, la búsqueda de locaciones, los props, la ambientación, la paleta de color y la arquitectura, al igual que de la coordinación de vestuario, maquillaje y peinados”.

Una de las filosofías que tiene Eugenio es diseñar el arte desde la narrativa y no desde la estética, esto porque para él es muy importante entender lo que la historia pide, y a partir de ahí actuar en consecuencia. También, otro de los aspectos que el director tiene en cuenta es el entorno visual que va a rodear al personaje, ya que eso va a ayudar a su creación. “Para mí es importante que todas las cosas que están en una pantalla, aunque sean dos, estén muy bien cuidadas, que no haya nada de sobra, en el momento que decides que algo se queda en la pantalla es porque algo está contando”. 

 

Su trabajo como director de arte en el Laberinto del Fauno

Por su trabajo en El laberinto del Fauno, Eugenio Caballero fue merecedor de un premio Oscar en el 2007. En su master class, explicó un poco cómo diseñó el arte del filme. 

Las herramientas principales que utilizó para desarrollar la parte narrativa de la película fueron la forma, el color y la textura. “En el Laberinto del Fauno,  hablando de forma y color, hay dos mundos que son la realidad y la fantasía. Queríamos que la realidad fuera mucho más hostil que la fantasía. Por un lado queríamos que la niña se sintiera muy pequeña en el mundo de la realidad y que fuera un mundo frío, por eso decidimos toda la realidad que está en colores azules, grises, verdes, y para la fantasía usamos colores cálidos como el ámbar, dorado, rojo.”

En cuanto a las formas en el mundo de fantasía, explicó que casi todas eran redondas, esto es, para dar la sensación de que abrazan, mientras que en el mundo de la realidad casi todas las formas eran ángulos y rectas, esto con la finalidad de generar cierta incomodidad. 

A lo largo de un vídeo de pequeños fragmentos Eugenio fue explicando cómo iba realizando las variaciones y los cambios de las texturas, colores y formas en la película. 

 

La narrativa del color en “The Impossible”

Otro de los puntos importantes de su labor como director de arte, es la realización de la paleta de color, ya que con esto se pueden controlar los colores, mismos que cuentan mucho de la narrativa del filme. “En esta película, una familia feliz se va de vacaciones, les cae un tsunami, su felicidad se va y mantienen una lucha constante para sobrevivir. Yo lo que quise hacer con los colores es, primero usar colores muy saturados que representaran  lo positivo. Después del tsunami, la saturación de los colores desaparece y nos quedamos en colores café, barro y poco a poco, en el camino para reencontrarse la familia, van recuperando parte de la vida,por eso voy metiendo poco a poco colores vivos en el mundo café.” 

 

Libro de referencias

También  habló del porqué realiza un libro de referencias y sensaciones después de leer un guion de cine. “Para mi, es importante después de leer un guion anotar un montón de conceptos, temas específicos que requiero investigar y las sensaciones que me va dando.”  Comentó que realizar esto le ayuda a crear un marco de diseño, que hacerlo bien desde la preproducción ayuda a no equivocarse en la toma de decisiones al momento de estar trabajando con mucha gente en las escenas y en el set.

Después de platicar con Guillermo del Toro por primera vez acerca de El laberinto del Fauno, Eugenio realizó una investigación que plasmó en su libro de referencias que tardó aproximadamente seis meses en terminar. “Esto ayudó mucho porque varias de las cosas que se hicieron en la película fueron inspiradas por las referencias del libro; después, por supuesto, se hizo una interpretación creativa, porque nunca copias en realidad.” 

Al momento de hacer el libro, incluye diferentes referencias que pueden ser históricas, referencias de encuadres, filtros, ópticas; en algunos incluye locaciones, bitácora del rodaje, las paletas de colores, todo eso siempre con la finalidad de hacer algo que acompañe el proceso y que sirva para poder discutir con el equipo cómo plasmar de mejor forma sus ideas. 

 

Proceso de hacer una secuencia

Para armar una secuencia, explicó el proceso que sigue. Después de la investigación, el director empieza a hacer unos diseños, ya sean dibujados o en la computadora, a esto le sigue buscar las locaciones para después realizar el make up, que es la realización de props y de todo lo que van a necesitar en el set. Para ejemplificar eso, el director mostró un clip de la película “Lo Imposible”, que rodó en Tailandia, en dónde tuvo que recrear un caos que dejó un tsunami. Las plantas, las vigas rotas y el agua eran artificiales, creados y controlados al cien por ciento por la producción. 

Otro ejemplo que el director utilizó fue una secuencia del filme Un Monstruo viene a verme, este resultó muy interesante porque tuvo que realizar varios sets en diferentes espacios digitales ya que no encontró uno real que le funcionara. “Primero monté un set gigante construido en un estacionamiento que era una casa con su patio trasero, después, digitalmente hice unas vías que estaban afuera del patio trasero, después seguía una reja que era la entrada a una colina en dónde había un cementerio y un árbol que realizamos con unicel, fibra de vidrio y textura de árboles reales.”

En un momento de la secuencia la tierra colapsa y se abre un gran socavón, para realizar esto el director se ayudó de una escenografía digital, pero también hizo un set en miniatura a escala 1:10, para que el efecto de cuando la colina se abre y una iglesia se colapsa se viera real. Además de eso, hizo un set más, con movimiento hidráulico y plataformas para crear el movimiento, este último lo realizó escaneando el modelo digital, que ya terminado medía 20 x 20 metros y su estructura era como un rompecabezas. 

Para concluir la masterclass de Eugenio Caballero, Jorge Sánchez, director general del Instituto Mexicano de Cinematografía (Imcine) y Yissel Ibarra, coordinadora de MICA, agradecieron al director por su presencia recalcando la importancia de tener personalidades como él en eventos de la industria cinematográfica.