10/12/2017

MICA 2017 | ¿La desaparición del guion o la profesionalización de guionistas emergentes?

MICA 2017 | ¿La desaparición del guion o la profesionalización... Imagen

*** En colaboración con el Centro de Capacitación Cinematográfica (CCC), se realizó la conferencia "La importancia del guion", en el marco del Mercado Industria del Cine y el Audiovisual 


Con la participación de Diana Cardozo (guionista de La vida precoz y breve de Sabina Rivas), Gabriel Ripstein (director de 600 millas), Santiago Roncagliolo (escritor y guionista) y Luis Pablo Beauregard (Periodista y crítico de cine en El País), se realizó la conferencia "La importancia del guion", como parte de las actividades de MICA Profesional. 

El panel tuvo como objetivo generar un diálogo, desde diversas miradas, sobre la importancia del guion como el origen de una buena o mala película. La conversación se centró en dos premisas principales, la desaparición del guion como herramienta narrativa por excelencia o la profesionalización de los guionistas emergentes, para lograr películas con una historia de mayor calidad.

El primero en poner una interrogante sobre la mesa fue el periodista Pablo Beauregard, quien aseguró que el cine mexicano tiene una deuda con el espectador en cuanto a buenas historias se refiere, "sobre todo en este 'boom de la producción en México' en el que se filman más de 160 películas al año, pero ¿realmente los guionistas han acompañado este momento?, ¿cómo hacemos para que las historias peguen mejor con el espectador sin caer en la fórmula?".

Diana Cardozo refirió que ante ese argumento "se está cuestionando la existencia del guion como lo conocemos, los guionistas están, pero ¿las nuevas narrativas requieren un guion?", a lo que Gabriel Ripstein respondió que "se puede trabajar sin guion pero a nivel muy personal y autoral, no conozco una película comercial que se haya filmado sin guion y sea un éxito en cines, es una herramienta que sigue siendo necesaria".

Por su parte, Beauregard señaló "aunque el guion ya no tiene que ser de una página por minuto, puede ser de 10 páginas o a partir de un argumento, incluso a través de la improvisación, y no deja de ser un guion, eso tiene más que ver con el proceso creativo de cada realizador, eso es lo que está haciendo falta, guionistas más preparados con propuestas narrativas diferentes".

Una vez concluido que el problema no es guion mismo por su naturaleza, sino la falta de historias y narrativas arriesgadas, sobre todo en el denominado 'cine industrializado', "es ahí donde hay un cuello de botella en cuanto a guion se refiere y terminan repitiéndose las historias; se debe trabajar más con los futuros guionistas que trabajan por encargo, para que el cine evolucione en cuanto a narrativas. No tienen que ver con qué se cuenta, sino cómo  escribe", concluyó Gabriel Ripstein. 

Entre tanto Santiago Roncagliolo, comentó que el trabajo del guionista debe ser más proactivo, "sobre todo por los cambios sociales que se han dado, las historias y estructuras sociales están cambiando, por lo tanto también lo que se narra en cine".

"El cine comercial es el más guion dependiente, lo más popular es lo que está obligado a poner más atención a las películas que filma, se deben pensar en el nuevo público, ya no es el mismo que hace unos años y los guionistas se deben adaptar y pensar en ellos, con nuevas propuestas y más potencia narrativa", finalizó Roncagliolo

¿La desaparición del guion o la profesionalización de guionistas emergentes?, o ¿será otro factor el que determina si una película es buena o es mala?.