No sucumbió la eternidad, documental sobre la memoria heredada ante las desapariciones forzadas

"> No sucumbió la eternidad, documental sobre la memoria heredada ante las desapariciones forzadas

"> No sucumbió la eternidad, documental sobre la memoria heredada ante las desapariciones forzadas

"> No sucumbió la eternidad, documental sobre la memoria heredada ante las desapariciones forzadas

">

21/10/2017

No sucumbió la eternidad, documental sobre la memoria heredada ante las desapariciones forzadas

No sucumbió la eternidad, documental sobre la memoria heredada ante... Imagen

  << Se trata de un largometraje dirigido por la periodista Daniela Rea, y producido por Everardo González >>

 

Durante varios años, la periodista Daniela Rea ha trabajado en sus investigaciones casos de desapariciones forzadas. Sin embargo, llegó un momento en su vida en el que el lenguaje periodístico ya no era suficiente para hablar de estos temas. Así decidió emprender un terreno inexplorado para ella: el cine documental.

En palabras de la directora, No sucumbió la eternidad (Forpcine) no es una denuncia política explícita. Su intención era plasmar la necesidad de continuar con la vida, de sentirse seguro y luchar contra el miedo y el fantasma de la desaparición. En su discurso además acentúa la importancia de la memoria heredada para no olvidar a los desaparecidos.

 

Sobre la historia

El título del documental No sucumbió la eternidad tiene su origen en el poema No nos hemos perdido, del escritor chileno Raúl Zurita. De acuerdo al autor, el amor es el único camino para evitar el olvido y la muerte, algo con lo que coincide la realizadora Daniela Rea, además del cuidado.

Durante la investigación para hacer este documental, Rea consideró importante conectar dos historias de desapariciones forzadas, acontecidas con más de 40 años de diferencia: la primera sucedida durante la llamada Guerra sucia y por el otro lado una suscitada en la conocida Guerra contra el crimen organizado.

"Un poco era decir dónde estuvimos nosotros y dónde estamos ahora. ¿Qué decisiones estamos tomando respecto a las desapariciones de antes y las de ahora. Había una intención de ponernos ante un espejo como sociedad, apelando más hacia nosotros que al Estado".

Este documental ofrece un retrato sobre dos mujeres que aguardan a sus desaparecidos, la madre de Alicia y el esposo de Liliana. Ambas muestran su lucha cotidiana por no desaparecer de la vida y preservar la memoria de sus familiares ante ellas mismas y sus hijos.

"Como reportera había trabajado el impacto y las consecuencias de las desapariciones y sentía que nos enfocábamos mucho, porque la urgencia así lo ameritaba, en la exigencia de denuncia, búsqueda y justicia. Quería saber qué pasa con estas familias, cómo viven ese proceso y cómo negocian sus confrontaciones".

 

Sobre la producción

Detrás de No sucumbió la eternidad se encuentra Artegios, empresa especializada en la producción de cine documental y que ha impulsado principalmente los proyectos del cineasta Everardo González (La libertad del Diablo, 2016).

"Tenía claro que quería contar, la ausencia, sobrevivencia y confrontación cotidiana, pero necesitaba de otras posibilidades como era el silencio, el sonido y la imagen para contarlo. Así decidí hacer un documental".

Pero Rea debía entender cómo se hace un documental. Fue así que en 2013, durante el Festival de Cine en Guadalajara se acercó al cineasta Everardo González, quien se sumó al proyecto como productor ejecutivo.

"El primer acercamiento fue una asesoría. Me platicó el proceso de cómo él hace sus películas y eso me ayudó para entender lo que me esperaba. También nos ayudó mucho en el proceso final".

 

Dato curioso

En medio del rodaje, la documentalista Daniela Rea se embarazó, lo que significó un acompañamiento junto con sus dos protagonistas, Alicia y Liliana, en el tema de la maternidad.