26/06/2014

Recibir la Medalla Salvador Toscano es un aval a mi carrera en mi país: Paz Alicia Garciadiego

*La escritora será distinguida  este jueves en la Cineteca Nacional

Fuente: IMCINE


Recibir la Medalla Salvador Toscano es un aval a mi... Imagen

Recibir la Medalla Salvador Toscano es un aval a mi carrera en mi país: Paz Alicia Garciadiego

 

*La escritora será distinguida  este jueves en la Cineteca Nacional

Para la escritora de cine Paz Alicia Garciadiego el hecho de que la Cineteca Nacional, la Fundación, Carmen Toscano y la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas  (AMACC), hayan decidido otorgarle la Medalla Salvador Toscano al Mérito Cinematográfico 2013  “representa un aval a mi carrera en mi país.

“Y mi país me importa  muchísimo -continuó-, a veces siento que aquí estoy un poco olvidada y en otras partes del mundo no. Pero mi país es este, mi camiseta es la verde, mi bandera es la mexicana y canto mexicanos al grito de guerra”, expresa emocionada  y orgullosa la creadora de historias para películas como Principio y fin, La reina de la noche  y Profundo carmesí, entre otras.

Desde 1983 la Cineteca Nacional instituyó  este galardón como “un estímulo a todos aquellos hombres y mujeres que, con su arte y su técnica, han contribuido, en cualesquiera de los campos del quehacer fílmico, a la historia y evolución del cine mexicano”, Alejandro Galindo, Vicente Leñero, Jaime Humberto Hermosillo y Roberto Gavaldón, son algunas de las personalidades que han recibido esta presea.

Paz Alicia Garciadiego celebra que le otorguen esta  distinción porque también representa un reconocimiento al gremio de escritores, el cual en su opinión está muy relegado y aunque en su caso ha logrado un reconocimiento individual gracias al espacio que le ha brindado trabajar en el cine de Arturo Ripstein, en general el de los guionistas es un sector olvidado.

“Los guionistas somos escritores, es un trabajo de creación inequívocamente de estructura de la historia que estás contando. En ese sentido, es un trabajo importante y nodal, a diferencia de otras áreas de la literatura, nuestro trabajo es un paso intermedio en la creación de una película pero eso no lo demerita.

“El guión es un trabajo de escritura que pertenece a la literatura, es como el de un autor de teatro, nadie duda de su pertinencia a la literatura, pero su labor se cristaliza hasta que su trabajo está en escena”, explica Garciadiego, quien desde 1986 con El imperio de la fortuna  unió su talento como guionista  a la del director Arturo Ripstein.

Con base en los Derechos de Autor y la Convención de Berna, la autoría de una película le pertenece al director, al escritor, al fotógrafo y al músico, algunas de las áreas creativas del proceso fílmico porque el cine es un trabajo de colaboración y de equipo, comenta Garciadiego.

A lo largo de su colaboración con Ripstein durante más de 30 años, Paz Alicia ha creado historias originales como El evangelio de las maravillas o bien las adaptaciones de obras como Principio y fin y El coronel no tiene  quien le escriba. “Cuando desarrollo una historia mía no tengo limitantes y la pienso siempre para cine, o sea, para que se pueda contar en el lapso convencional de una película.

“Adaptar me resulta más difícil y siempre hay mayor temor porque hay que sacar de la obra original aquello que te importa, transformarlo y desbaratarlo. Pude haber un hecho un guión pésimo de El coronel… pero la novela ahí está, tan campante, no se afecta  ni le pasa nada”, por ello considera un deber faltarle el respeto, cariñosamente, al texto original, para lograr hacerlo suyo.

Las historias creadas para el cine por Paz Alicia Garciadiego están pobladas de seres marginales, atrapados en espacios sórdidos, barrocos e iluminados con destellos de humor negro.

Al respecto,  ella considera que siempre escribe con humor “me gusta los personajes derrotados, será porque soy mexicana. Siempre le vamos a los vencidos, es nuestra historia, y me gustan  los derrotados porque siempre mantienen una esperanza ilusa, cándida e infantil, contra viento y marea en medio del fango y eso me conmueve”.

Uno de los aspectos que destacan en lo guiones de Garciadiego son sus diálogos abundantes, matizados por frases contundentes, a veces absurdos y llenos de color que hacen de sus personajes entidades entrañables.

“Yo confío mucho en los diálogos, en que suenen bien, tenga ritmo. Además me interesa la sonoridad de los refranes, que son parte de nuestro acervo cultural, entonces a partir de ellos les doy una estructura barroca, los mezclo, los combino y utilizo el lenguaje como una arma de ataque”.

Es claro para la escritora que ha formado una mancuerna indivisible creativa y personal con Ripstein. “para mí es una enorme oportunidad trabajar con él, porque cuando lo conocí ya era un director consagrado y reconocido”.

Para ella hay una complicidad  con Arturo Ripstein aún mayor, sobre todo porque no es lo mismo escribir con alguien que vive contigo que con un director al que ves en un café o en una oficina. “Profesionalmente Ripstein y yo tenemos enormes afinidades de cómo  vemos el mundo”.

Para mayor información consultar http://www.cinetecanacional.net/