‘Cuando nos vamos’ de Mitchelle Tamariz: una animadora mexicana en Cannes

 

 

Emprendes el viaje, no sabes lo que te espera, se avecinan pruebas de valor y templanza y el oscuro presentimiento de que todo podría salir bien. 

 

Pero un recuerdo te fija a tu lugar de origen: mientras algo te sostenga puedes seguir hacia adelante. Incluso si es algo tan frágil y sutil como un hilo amarillo.

 

Con esta idea, la joven animadora mexicana Mitchelle Tamariz crea el cortometraje de animación Cuando nos vamos (En Avant), una poderosa y sutil historia de migración, arraigo y resistencia.

 

El cortometraje ha sido elegido para la Selección Cinéfondation del festival de Cannes, a celebrarse del 27 al 29 de octubre en París.  

 

 

Tu cortometraje ha sido seleccionado en Cinéfondation, ¿qué es esta sección y qué le da a tu cortometraje?

Ha sido una ventana muy grande, muchas personas me escriben y quieren ver el cortometraje, o hay productores interesados en trabajar conmigo, y eso el mismo día en que publicaron la selección. Cinéfondation es una selección del Festival de Cannes para las escuelas de cines. Cada selección en Cannes es idealmente los pasos que debería seguir un cineasta, éste es el primer escalón, la primera selección y hay mucho ruido alrededor de eso; estoy muy contenta.

 

¿Cómo construiste esta historia?

Comencé con el sentimiento de que extraño México, decidí comenzar mi carrera en Francia y eso significó dejar a mis amigos, mi familia, mi país y mi cultura. Entonces estaba leyendo un cuento de Julio Cortázar que se llama “Que no se culpe a nadie” y es un hombre que se queda atorado en un suéter. La imagen me gustó mucho, pensé si podría mezclar las dos imágenes, la nostalgia y la idea de alguien que está atorado en un suéter. La última cosa que dio la clave fue que decidí orillar la historia hacia los migrantes. Me conmovieron mucho sus historias, pensé que compartía el sentimiento con ellos, de hecho las imágenes que vi en las noticias de la caravana de migrantes me dieron estos toques de surrealismo, de absurdo, estas persona que caminan a pie durante días y kilómetros, parece salido de un cuento de Cortázar. Fueron estos tres elementos los que dieron finalmente esta historia.

 

¿Cómo fue la técnica y el diseño sonoro del cortometraje?

Me inspiré en Tamayo y los colores mexicanos. Me grabé e hice una rotoscopía, una técnica donde tienes el video y en cada cuadro agregas pintura; Hice la vegetación a mano y traspuse varios efectos. Sobre la música, trabajé con Romeo Monteiro, él trabaja experimenta de manera espontánea, juega con sonidos o ruidos y nada más le dije lo que quería transmitir, que el hilo fuera el personaje principal, el sentimiento, lo que se ve todo el tiempo en pantalla, entonces trabajamos alrededor de qué sonido puede darle vida a este hilo.

 

¿Qué hace una animadora mexicana en Francia?

Mi primera vez en Europa fue en un intercambio en una universidad en Praga y me enamoré del ambiente artístico, había otro enfoque. En realidad estudié audiovisual, tomaba fotos todo el tiempo y casi no dibujaba, pero en Praga había estos talleres donde la gente animaba con todo, cortaban papel, utilizaban carne, se me hizo diferente a lo que estaba acostumbrada a ver. Tuve ganas de experimentar e hice un corto que nadie entendió, no sabía animar pero fue mi primer acercamiento, desde la intuición. Después empecé a ver cortometrajes y la mayoría tenían en los créditos a la escuela de La Poudrière, una escuela especializada en cine de animación. No es una escuela técnica, te escogen por lo que puedas aportar al mundo de la animación, y creo que me escogieron porque nunca había animado y utilizaba la fotografía, fui la primera persona latinoamericana en entrar allí. 

 

¿Qué planes tienes hacia el futuro, después del reconocimiento que te hace el Festival de Cannes?

Mi sueño sería algún día hacer un largometraje animado pero creo que para eso se necesita mucha experiencia, no me lanzaría luego luego a hacerlo. Ahora me encantaría hacer una coproducción entre México y Francia. Me gustaría que pudiera trabajar con gente talentosa de México, tengo una historia que se sitúa en Cancún, de donde soy yo, me gustaría que hubiera esa visión de la gente local, y pues así poquito a poco han salido cosas, al corto le ha ido súper bien, estoy sorprendida y contenta.

 

Cuando nos vamos (En avant) (Francia, 2019) Dirección y guión: Mitchelle Tamariz. Animación: Guillaume Bourrachot. Música: Roméo Monteiro. Edición: Jeanne FONTAINE