‘El ombligo de Guie’dani’ de Xavi Sala: la rebeldía de la propia identidad

 

Guie’dani es una adolescente que quiere bailar, salir de fiesta y comer comida chatarra, pero vive en una comunidad pobre del Istmo de Tehuantepec y debe marchar, junto con su madre, a hacer labores de servicio doméstico en la Ciudad de México.

Todo está creado para que Guie’dani engrose las filas de la servidumbre. Ella no está conforme. Dice que no quiere ser una esclava.

La ópera prima de Xavi Sala, El ombligo de Guie’dani, nace de su identificación con el pueblo zapoteco, con el que convivió hace una década, cuando trabajó en unos documentales sobre su cultura. “Soy mexicano pero nací en los países catalanes, entonces me identifiqué con sus sufrimientos frente a la identidad: la discriminación por cuestiones lingüísticas y culturales; el clasismo y racismo.”

Identidad, racismo y clasismo: de estos temas y cómo subvertirlos se trata El ombligo de Guie’dani.

¿Cómo llegas al personaje de la trabajadora doméstica que es la madre de Guie’dani? ¿Por qué estos personajes y no otros?

Necesitaba un oficio que representara lo que quería contar. Fue fácil la coyuntura: Xadani, el pueblo de donde provienen los personajes, es la comunidad que exporta más trabajadoras del hogar en Oaxaca. Agrego mi experiencia con las familias acomodadas y sus comportamientos con sus empleadas: aunque el mundo del servicio doméstico es ajeno para mí, términos como la “muchacha”, hacerlos usar cubiertos diferentes… ahí se daban los ingredientes perfectos para lo que yo quería mostrar.

¿Cómo llegaste a tu actriz principal, Sótera Cruz?

Llegó a la Casa de Cultura de Juchitán invitada por Natalia Toledo, la hija de Francisco Toledo. Me cautivó su mirada; ella cuenta mucho por dentro. Sótera representa el silencio que explota y yo me identifico con eso. La mamá, Érika López, también llevó su tiempo para encontrarla. Fueron más fáciles los actores para la familia de la ciudad, Juan Ríos y Yuriria del Valle, actores que ya conocía de teatro o cine.

En la película están las lenguas zapoteca, español e inglés como formas de crear identidades pero también de separar. ¿Para ti es tema central hablar de la lengua?

Sí, la lengua es importante. Tanto le presté atención que tuve tres traductores en diferentes fases del guión. Hasta la actriz mamá de Guie’dani empezó a corregir cosas, para llevar la traducción perfecta a la variante zapoteca de Xadani. De hecho Sótera tuvo que adaptarse del zapoteco de Juchitán al zapoteco de Xadani. En la película también se ve cómo la familia pudiente utiliza el inglés para distanciarse y destacar. En cambio ellos piensan que el uso que hacen Guie’dani y su madre del zapoteco es por molestar y para ocultar cosas.

La familia con la que trabaja la madre de Guie’dani no son necesariamente villanos, quizá personas que no logran reconocer y apreciar la identidad de ellas…

Espejea a todos; yo me identifico más con Guie’dani pero conozco a los otros personajes. La película sostiene una tesis que tenía desde el principio: muchos mexicanos no se dan cuenta que no se dan cuenta. Me he ido encontrando que las familias pudientes creen que la bondad hace la relación horizontal y eso esconde una profunda hipocresía. Me atrevería a decir que es perverso, porque confunde a unos y otros.

¿Qué tan válido es que una persona con ascendencia europea, como tú, haga una película sobre personajes y realidades como las de las comunidades de Oaxaca?

No debería ser necesario que los cineastas tengan una experiencia vital similar a lo que cuentan, pero sí la tienen que hacer suya. Es el problema de las clases medias acomodadas que hacen cine, no se integran a lo que quieren contar, lo ven desde afuera. A muchos los ven como extranjeros y ellos mismos se sienten extranjeros. Para los zapotecos y muchas comunidades es más extranjero un chilango que yo. Me dicen: ‘tú naciste más lejos que el chilango pero estás más conectado con nosotros’. Esta idea de la mexicanidad es una farsa que ahorita se está empezando a desmontar y El ombligo de Guie’dani es buena muestra de ello.

¿Cómo han visto la película en regiones zapotecas y en tus tierras catalanas?

En el Istmo de Tehuantepec el éxito es grande porque se están viendo y además hablan en su lengua. Es la primera película de ficción donde la protagonista habla zapoteco. Están fascinados pero no sólo en las comunidades zapotecas y de Oaxaca. En Puebla la proyectamos y estaban sorprendidos porque la película cuenta cosas que querían ver y nadie les mostró. Se ven con personalidad y dicen: “puedo ser mi propia identidad y no sentir pena de ello”. Guie’dani representa esas nuevas generaciones que sienten orgullo de su origen.

Pero la experiencia marginal también tocó a Xavi, a su identidad catalana y la de su propia familia: “En mi casa esta película confrontó, nadie había hablado de la pena de que les hicieron sentir inferiores. Mi papá y muchos papás empezaron a hablar español por culpa de eso.”

El ombligo de Guie’dani trata de la lengua y de los grupos sociales que se encuentran en desigualdad de circunstancias, pero también de la adolescencia, de subvertir los estamentos desde la terquedad y la irreverencia. Y eso hace a la pequeña, insondable Guie’dani, un personaje universal que emociona e invita a la complicidad.

El ombligo de Guie’dani forma parte de la quinta edición de Talento Emergente, que se realiza en la Cineteca Nacional del 13 de septiembre al 9 de octubre.