12/06/2015

Dedican en Durango homenaje a Luis Buñuel

Dedican en Durango homenaje a Luis Buñuel Imagen

Dedican en Durango homenaje a Luis Buñuel

 

* El director español Javier Espada asistió al Festival de Cine Mexicano en Durango para hablar sobre la obra del realizador que en este 2015 cumpliría 115 años

Durango.- Como parte de las actividades del séptimo Festival de Cine Mexicano  en Durango, se llevó a cabo la conferencia “Las ilusiones de Buñuel”, en la que se destacó la obra del cineasta y su importancia e influencia en la industria cinematográfica a 115 años de su nacimiento.

En la charla, realizada en el Museo de Historia y Arte Palacio de los Gurza, estuvieron presentes Carlos Ruiz González, consejero cultural de España en México; Christian Sida-Valenzuela, coordinador adjunto del Festival de Cine Mexicano en Durango; y, Javier Espada, director del Centro Buñuel de Calanda, en España.

Reconocida como una de las voces expertas de la vida y obra del director hispano, Javier Espada afirma que “a 155 años del nacimiento de Luis Buñuel, su cine sigue teniendo la capacidad de inspirar a nuevos directores”.

El también realizador del documental Tras Nazarín (2015), un viaje por la memoria del rodaje de Nazarín en 1959, explicó que la obra de Buñuel ha adquirido cada vez mayor interés en España.

“México es el país que le permite a Buñuel convertirse en Buñuel. Le ofrece la posibilidad de integrarse a la industria nacional y hacer obras que han quedado para la historia del cine”, dijo Espada.

El Festival de Cine Mexicano en Durango, dedicado este año a la memoria y obra de Buñuel, inauguró su séptima edición conLa ilusión viaja en tranvía (1953), una cinta coescrita por José Revueltas, Mauricio de la Serna, Luis Alcoriza y Juan de la Cabada.

 

Vida y obra de Luis Buñuel

Luis Buñuel Portolés nació en Calanda, España, el 22 de febrero de 1900 y murió en la Ciudad de México, el 29 de julio de 1983.

Tras estallar la Guerra Civil Española y su estancia poco fructífera en Hollywood, Buñuel elige México como su lugar de residencia. Cuando llega a nuestro país, en 1946, el cine nacional comenzaba una más de sus etapas difíciles; apenas terminaba la Segunda Guerra Mundial y en las salas de exhibición volvía a reafirmarse  el predominio de las películas hollywoodenses.

Ya nacionalizado como mexicano en 1948, Buñuel se ve obligado a dirigir sus primeras películas en condiciones precarias y limitadas. Sin embargo, al paso de los años el realizador logra ganarse el respeto entre los productores mexicanos por entregar a tiempo el trabajo encomendado.

Tras el éxito en taquilla de El gran calavera (1949), Buñuel puede realizar Los olvidados en 1950, película que lo colocaría en los primeros planos de la cinematografía mundial. La etapa francesa de Buñuel, con la colaboración de Jead-Claude Carrière como guionista de cabecera, representa un escenario con filmes de factura impecable al ya no enfrentarse a cortos presupuestos; sin embargo, conservó su estilo propio.

Buñuel hizo trascender su arte cinematográfico con cintas como Un perro andaluz (1929), Robinson Crusoe (1952), Él (1952),Ensayo de un crimen (1955), Nazarín (1958), Viridiana (1961) -la cual le valió la Palma de Oro en el Festival de Cannes-, El ángel exterminador (1962),  y, Simón del desierto (1965), entre otras.

La obra realizada por Buñuel en nuestro país es de enorme importancia no sólo porque comprende 21 de las 32 películas que realizó el cineasta, sino porque algunas de ellas pertenecen a la lista de sus obras maestras. Su última película fue Ese oscuro objeto del deseo, filmada en Francia en 1977.

El realizador demostró la belleza, la crueldad y la idiosincrasia mexicana, con una mirada crítica. Así, el cine mexicano no se entendería hoy sin la obra de Buñuel y el cine mundial no sería el mismo sin la aportación de Buñuel a la cinematografía internacional con sus cintas filmadas en su natal España y en Francia.