23/10/2014

El silencio de la princesa, semblanza de una actriz mexicana que cayó en el olvido

El silencio de la princesa, semblanza de una actriz mexicana... Imagen

El silencio de la princesa, semblanza de una actriz mexicana que cayó en el olvido

 

*Este documental forma parte de la competencia del 12 Festival Internacional de Cine de Morelia 

Consiguiendo la fama durante la década de los sesenta, Diana Mariscal desapareció poco tiempo después de los reflectores. ¿Qué sucedió con ella? Manuel Cañibe lo explica en El silencio de la princesa, un documental que abunda sobre la vida de esta actriz y cantante mexicana que pocos conocen.

“Es una pequeña ventana a lo que fue la trayectoria de Diana. La película terminó siendo una semblanza de este personaje al que considero fascinante y único dentro del medio artístico mexicano”, explica en entrevista el realizador egresado del Centro de Capacitación Cinematográfica (CCC).

De acuerdo a Cañibe, muchos tienen visualmente identificada a Diana Mariscal al haber sido protagonista de Fando y Lis, una película mexicana dirigida por Alejandro Jodorowsky. Sin embargo, se desconocen otras facetas de ella y el documentalista quería darlas a conocer en este trabajo. 

“Es un personaje que cayó en el olvido y yo quería que este documento representara el instrumento por el cual esta mujer saliera del anonimato ya que, desde mi punto de vista, tuvo una carrera muy interesante”, agrega el  director de 43 años.

Cañibe recordó que fue hace 20 años cuando escuchó hablar por primera vez de esta actriz y desde entonces supo que terminaría haciendo un documental sobre su vida. Años más tarde, en una charla casual, conoció a un amigo que compartía la fascinación por Mariscal y que conocía a su hermano.  

“Entonces decidimos ir a buscarlos. Aunque hubo muchos obstáculos que hicieron el proceso de rodaje largo, al final pudimos construir una historia que hablara sobre su olvido y los verdaderos motivos que la llevaron a desaparecer de los reflectores”, explica Cañibe.

Aunque el realizador hizo entrevistas con la actriz, al final decidió no incluirlas en el documental para no afectar el principal objetivo de la historia y que el espectador tuviera la imagen de la actriz en sus mejores años. “Ella falleció en 2013 en circunstancias trágicas, como fue su vida. No pudo ver el documental”, dice.

Esta ópera prima del CCC cuenta con el apoyo del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (CONACULTA) y del Instituto Mexicano de Cinematografía (IMCINE), mediante el Fondo para Producción Cinematográfica de Calidad (Foprocine).

Sobre la oportunidad de distribución del documental en salas comerciales, Cañibe espera que pronto se logre este hecho con el objetivo de difundir la vida de Diana Mariscal como un homenaje a su trayectoria.