La realizadora Gabriela Domínguez Ruvalcaba asistió al Seminario Flaherty, en Nueva York

"> La realizadora Gabriela Domínguez Ruvalcaba asistió al Seminario Flaherty, en Nueva York

"> La realizadora Gabriela Domínguez Ruvalcaba asistió al Seminario Flaherty, en Nueva York

"> La realizadora Gabriela Domínguez Ruvalcaba asistió al Seminario Flaherty, en Nueva York

">

30/01/2014

La realizadora Gabriela Domínguez Ruvalcaba asistió al Seminario Flaherty, en Nueva York

*Foro dedicado a la reflexión sobre el documental

Fuente: IMCINE


La realizadora Gabriela Domínguez Ruvalcaba asistió al Seminario Flaherty, en... Imagen

La realizadora Gabriela Domínguez Ruvalcaba asistió al Seminario Flaherty, en Nueva York

 

*Foro dedicado a la reflexión sobre el documental

Del 14 al 20 de junio en Nueva York tuvo lugar el Seminario Flaherty, un espacio dedicado a la reflexión y a la discusión sobre las formas contemporáneas en las que el documental continúa experimentando que,  por primera vez en su historia,  en  colaboración con el Festival Internacional de Cine de Guadalajara (FICG), y el Instituto Mexicano de Cinematografía (IMCINE), unieron sus esfuerzos  para otorgar una  beca para asistir a la edición número 60 del Seminario Flaherty.

El premio, anunciado durante la clausura de dicho festival en Marzo pasado, fue otorgado a Gabriela Domínguez Ruvalcaba, directora del documental La Danza del Hipocampo, estrenado durante la  edición del FICG 2014.

A propósito de su participación, la realizadora comenta que “ha sido una de las mejores y más enriquecedoras experiencias de documental". Bajo la premisa de la ‘no preconcepción’, los participantes fuimos invitados a dejarnos sorprender por la selección de obras cuidadosamente elegidas y entretejidas por los curadores de este año: Gabriela Monroy y Caspar Stracke, originarios de México y Londres, respectivamente, artistas interdisciplinarios, cineastas y curadores de varias muestras de video; dicha selección era sorpresa hasta el momento de la proyección, algo que hacía aún más exquisita la experiencia como espectadores.  

“El título de esta edición  Turning the inside Out (Volteando de adentro hacia afuera), nos llevó de lo personal a lo político, a lo biopolítico, de lo contemplativo a lo subversivo, del ensayo al collage, la videoinstalación, video performance, y otras formas adoptadas por los realizadores que seleccionaron para este año, 43 piezas de no ficción, entre cortometrajes, largometrajes, videoinstalación de realizadores como Johan Grimonprez, Hito Steyerl, Karen Mirza y Brad Butler, Duncan Campbell, Jesse McLean, Lois Patiño, Cao Guimaraes, Eric Baudelaire, Raqs Media Collective, Colectivo Camp, Jill Godmilow”

Continúa Gabriela Domíngez “la selección de sus obras nos permitió crear conexiones e interpretaciones nuevas sobre las posibilidades formales del documental, borrando fronteras y expandiendo sus posibilidades narrativas y de proyección, reflexionar sobre el hecho y la ficción, sobre cómo la ficción crea realidades, el performance como forma documental, hacer un filme político o hacer político un filme, el texto como información o el texto como performance, estrategias de representación, sobre la teoría del paisaje, viajar dentro de las imágenes, la fuerza del contraplano, el documental guerrillero, quién toma las armas y cuáles, cómo filmar un lugar sin ir a ese lugar, cómo implicar al cuerpo en una instalación, dentro y fuera del cuadro, hablar desde los vacíos de la imagen, en que manera una película es parte de un problema o parte de una solución, quién cuenta la historia, las imágenes poéticas, la posibilidad de habitar la intimidad.

“El Flaherty es una experiencia de aprendizaje que se nutre de los distintos entendimientos sobre la creación documental, generando explosiones de conocimiento y de ideas que cada uno de los participantes nos llevamos a casa. Un espacio donde se favorece a la palabra hablada, al diálogo entre el texto y el espectador, a la experiencia de enfrentarte a la obra, de observarla y hablar de las estrategias, del tema, un espacio para el diálogo que surge entre la obra como pieza única y la obra en relación con la curaduría del seminario”, finaliza la documentalista.